Artículo anterior
Siguiente artículo

Los 10 mandamientos del sonido directo cinematográfico

Categorías:Sonido

Prepara tu equipo para el rodaje

¿Nunca te ha pasado qué te has dejado las baterías sin cargar o no tenías un tipo de conector que necesitabas? Pues eso, a todos nos ha pasado, así que, ante la desorganización, preocúpate de tenerlo todo bien armado.

Forma un equipo con los suficientes y cualificados integrantes, ni más ni menos

“–Tranquilo, el micro puede sujetarlo mi sobrino”

¿Te suena? A mi también. Si alguien piensa que el trabajo del sonidista lo puede hacer cualquiera, esa persona está equivocada. Debes ajustarte a tu presupuesto de una manera eficaz. En principio, al menos deberías contar con dos personas para el sonido. Aunque una de ellas, en producciones de bajo presupuesto puede ser un trabajador flotante que ayude, tanto al equipo de cámara, cómo al de sonido.

La señal debe estar bajo tu mirada siempre

Es muy importante que tengas claro que el rodaje es un momento clave en el que lo que no hagas bien deberás de suplirlo doblando o intentando mejorarlo en el estudio. No pierdas de vista la señal y esos pequeños ruiditos que pueden arruinarlo todo, así como el nivel de volumen. Este, no debe saturar en ningún momento. Piensa que la saturación es practicamente irrecuperable; comparable a una imagen quemada (con exceso de luz o sobreexpuesta) es, digamos, ruido no buscado.

Siempre graba wildtracks y room tones de sobra

No lo olvides, muy importante grabar widltracks y room tones en cada localización en que se tome el sonido. Para esto, tendrás que educar al equipo, pues es dificil conseguir que todo el mundo esté quieto y en silencio durante al menos un minuto.

Controla la posición del micrófono

Utilizando micrófonos hipercardioides conseguiremos que el sonido sea limpio y bien limitado. Es decir, los ruidos que queden por los lados no serán registrados, lo que en edición nos permitirá conseguir el efecto que necesitemos. Para esto, es importante que el micrófono esté a la distancia exacta que debe estar del actor y en el eje correcto.

Prepara bien las secuencias complicadas

Muy importante que cuenten contigo para la preproducción. Esto te ayudará a conocer de antemano las localizaciones y sus handycaps. Además, el director debería transmitirte en la pre lo que está buscando exactamente. Para las secuencias más complicadas deberás esforzarte más: ojo a los planos en movimiento y/o a los que varios actores hablan. En muchas ocasiones deberás hacer pruebas pregrabación.

Siempre que puedas mejora las condiciones acústicas de la localización

Cuando grabes en lugares cerrados, la reverberación puede arruinarte el sonido. Para ello, puedes intentar adaptar las condiciones a tus necesidades. Esto se consigue cubriendo las zonas que quedan fuera de cámara con material del estilo de la gomaespuma. Atenuaras la reverberación, que siempre podrás aumentar en edición artificialmente.

Graba todo lo que creas que es necesario, aunque el director crea que no

En grabaciones donde el actor no habla, es posible que el director decida no grabar el sonido. Quizás no haga falta, pero debes estar avispado en estas ocasiones y analizar si es necesario grabar el sonido. Por ejemplo: si el actor va a moverse por una habitación manipulando objetos, quizás sea interesante grabar el sonido, pues así no tendrása que replicarlo en edición… ten en cuenta que la gente que no entiende, muchas veces va a pensar que, si no hay dialogo, hay silencio; pero el silencio, tiene muchos detalles de escucha que, aunque casi imperceptibles para la mayoría de la gente, pueden ser la diferencia entre un gran diseño de sonido y un sonido paupérrimo.

La claqueta siempre cerca del micrófono en uso

Esto es obvio, la claqueta se usa, desde el punto de vista del sonido, para sincronizar audio e imagen. Así que, tanto el claquetista como el sonidista deben saber esto.

Convence al resto del equipo de respetar una buena rutina de inicio de toma

En el inicio de toma, el director pregunta a cámara si está grabando, así como a sonido. Esta rutina debe ser comprensible para todo el equipo. Mi recomendación en el caso de estar grabando imagen y sonido de manera independiente sería la siguiente:

1) Director: “¿Sonido?” A lo que el operador debe responder: “Grabando”.
2) Director: “¿Cámara?” A lo que el operador debe responder: “Grabando”.
3) Claqueteo.

Con estos 10 mandamientos, conseguirás que tu sonido sea mucho mejor. De todos modos, si te has quedado con ganas de más, te recomiendo que le eches un vistazo al artículo fuente en el que está inspirado el que estás leyendo: pincha aquí. Es mucho más amplio. Échale un ojo si tienes dudas o quieres ampliar información.

Imagen destacada creada por macrovector – www.freepik.es

Artículo anterior
Siguiente artículo






Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here