Entrevista a Julián Quintanilla, El hijo la Chary

Autor: Lucas Sanchis
Tiempo de lectura: 5 min.
Categorías: Entrevistas





Hoy os traemos una entrevista a Julián Quintanilla. Julián es el hijo la Chary, literal y dualmente. Dualmente porque, además de que su madre era la Chary, Julián dirige una productora cinematográfica llamada El hijo la Chary.

Julián Quintanilla, nacido en Badajoz en 1975, es licenciado en dirección escénica por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y en cine por la Universidad de París 8. Además, cursó Literatura Comparada en la Universidad Complutense de Madrid y está especializado en guión cinematográfico por el Conservatorio Europeo de la Escritura Audiovisual de París. Casi nada.

El mundo del teatro lo conoce bien. Ha trabajado tanto como ayudante de dirección como siendo él mismo el director teatral, llevando a escena varios espectáculos que han acogido muy buena crítica.

Su trabajo en el corto

En cuanto a cortometraje sus trabajos son pocos pero conocidos. En 2004 lanzó Implicación, corto con el que se estrenó en el cine corto y que fue proyectado y premiado en una gran cantidad de festivales. Poco después, en 2006, estrena No pasa nada, un trabajo, diría yo, más experimental, pues no tiene una estructura clásica de historia.

Tendríamos que esperar hasta 2016 para ver otro de sus trabajos cortos: El mundo entero, una historia de amor de madre… y de hijo.

Cartel de la peliculita El mundo entero
Cartel de la peliculita El mundo entero

Con motivo del estreno en abierto en internet de su cortometraje  hemos hablado con Julián. Fruto de esta conversación os traemos esta entrevista.

La entrevista

El mundo entero es un medio, pero por poco…. 8 segundos. Sin embargo, lo llamas cortometraje en más de una ocasión, ¿podrías explicar esta ambivalencia?
Cuando terminé la postproducción y me di cuenta de que duraba 30 minutos, pensé que no iban a seleccionar la cinta en ningún festival por su duración. Incluso un distribuidor de cortos me lo llegó a decir con rotundidad.

Como bien sabes, es más común seleccionar cortometrajes de alrededor de 15 minutos e incluso muchos festivales tienen como límite 20 minutos de metraje. Entonces, conseguí convencer a una sala comercial para exhibirlo por 3 euros una vez por semana. Pero para que el público no pensara que les estábamos cobrando ese precio por un corto de 5 minutos, puse en el cartel la palabra mediometraje, para asociarlo a la idea de media hora.

Jamás pensé que después sería seleccionado en más de 100 festivales. ¡Fue una sorpresa! De hecho, por el afán que puse en producirlo con calidad de largo, más que mediometraje, yo le llamo… ¡peliculita!

Desde hace varios años, está en alza el cine corto reivindicador de temática antihomofóbica, ¿crees que al largo le cuesta un poco más?
Quizá. Es cierto es que mi proyecto de largometraje ‘La vida entera’ no consiguió encontrar productor ni financiación, tras el éxito en taquilla de mi mediometraje, los 44 premios, la cualificación a los Oscars y la candidatura a los Goya. Aún hay muchos prejuicios en los despachos.

¿Cuál es la situación en tu opinión de la comunidad LGTBi en España?
Aún nos siguen matando, insultando, marginando y tratando como ciudadanos de segunda, a pesar de las leyes. Y el auge de la ultraderecha en España es una lacra absoluta, no solo para nuestra comunidad, sino para todos. Los homófobos no quieren entender que un mínimo desprecio se puede convertir, enseguida y sin que nadie pueda controlarlo, en un asesinato. Queda mucho por hacer.

Tengo entendido que te pasó algo en el estreno del corto en USA. Cuéntanos, somos todo oídos.
Me sentí completamente abandonado por el responsable del Ministerio de Cultura y por la oficina de promoción de EGEDA, la asociación de productores de la que yo soy socio desde hace años. Pude estrenar mi cortometraje en Hollywood porque la directora del Cine Egipcio de Hollywood Boulevard seleccionó mi corto por estar cualificado a los Oscars.

Sin embargo, ese evento estaba organizado por el Ministerio de Cultura. Para poder hacer la carrera de los Oscars necesitaba contratar a un publicista. Allí es muy difícil y yo no tenía contactos. Les pedí ayuda a mis paisanos españoles para encontrar a ese publicista e intentar pasar a la siguiente fase, creyendo quizá ingenuamente que iban a echarme un capote, pero me ningunearon con un desprecio inconmensurable.

Nunca olvidaré las miradas de soslayo, las caídas de ojos y la humillación. Entré a la presentación de mi cortometraje en Hollywood llorando de la rabia. Tengo testigos.

LGTB, LGTBi, LGTBIQ… innumerables acrónimos que no hacen nada más que encasillar personas reales que aman a personas reales… pero ¿cómo hacer que se respete tu identidad sexual?
Es que no tendríamos que hacer nada para que se nos respete. Deberíamos respetar a los demás de forma natural. Vive y deja vivir. Y, parafraseando a La Chary, que cada uno se coma lo que quiera, mientras no moleste a nadie.

¿Qué piensas que te permite hacer el cine a diferencia del teatro, campo que tú conoces muy bien?
El teatro es un arte efímero, como la vida. Lo que estás viendo ante tus ojos es irrepetible. Cuando la función termina, esa obra de arte nunca más volverá a existir exactamente igual. El cine te permite guardar, de alguna manera, un pedacito de arte para que quede en el recuerdo. Ese hecho es muy poderoso y está lleno de significado. Para mí, el cine es el arte de la memoria.

¿Qué le dirías a alguien que empieza en el mundo del cortometraje?
Que se prepare para que todo el mundo le diga lo que tiene que hacer. La peor pesadilla es que todo el mundo cree saber más de cine que los demás y en la mayoría de los casos no te dejan desarrollar tu estilo. Cuando empiezas, haces cortos para probar y encontrar un estilo propio, pero en los rodajes todo el mundo quiere hacer su propia película a costa del pobre cortometrajista.

¿Crees que el cortometraje es un trabajo vendible?
Difícilmente, aunque existen circuitos para ello muy bien organizados y empresas muy eficaces. Sinceramente, creo que es un formato que sirve para dar a conocer tu trabajo como cineasta y que permite crear obras de arte en sí mismas, sin pensar en si después vas a hacer un largometraje o no. Hay cortos que son mas potentes y poderosos a nivel artístico que muchos largometrajes.

¿Nos recomendarías algún director de cortometrajes?
Me gusta Roberto Pérez Toledo, porque sus trabajos me emocionan.

¿Tienes planes cinematográficos, o no, tienes en el horizonte?
Mi proyecto de largometraje ‘La Vida Entera’, continuación de mi mediometraje ‘El Mundo Entero’, sigue en un cajón, a pesar del equipo artístico y técnico de lujo que logré reunir. Y digo reunir, con cartas firmadas, ¿eh?, ¡no de boquilla! ¿Algún productor en la sala?

Para cerrar, quería hacerte una pregunta personal… si quieres la contestas y sino la dejas, cómo las lentejas. En la vida real, ¿qué te dice la Chary cuando vas a verla?
¡Que publique de una vez la novela que le he escrito! Como no encontré productor para mi largo, lo he convertido en novela. Se llama ‘La Vida Entera’ y sale el 15 de Mayo. Es un gran homenaje a todas esas madres solteras, y por extensión a todas las madres, que tuvieron que educar a sus hijos con el mundo en su contra. ¡Os vais a reír mucho con La Chary! A partir del 15 de Mayo, podéis comprarla en Amazon o a través de la web de la editorial La quinta página.

Para cerrar este post, os dejamos con su corto El mundo entero, con el que ha cosechado tantos premios y alegrías alrededor de todo el mundo.

Artículo anterior
Siguiente artículo








Artículos relacionados



Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre